Son perfumes fuertes y con notas dulces, también son llamados “orientales” por contener elementos característicos del mundo árabe como el almizcle o "ambarados" por la presencia del ámbar. En las fragancias de esta familia son notables las especias y esencias exóticas, estas se obtienen de la mezcla de vainilla, maderas sensuales, el ámbar y el almizcle.

Este tipo de aromas, ya sean en fragancias femeninas o masculinas, se caracterizan por estar cargados con una gran sensualidad, calidez, un toque dulce fuerte lo que los hace muy indicados para la noche. Evocan además elegancia, misterio y sofisticación.