Para decir que un perfume pertenece a este grupo o familia, las notas amaderadas deben encontrarse en el corazón de éste o entre las notas de salida, donde se puede sentir un aroma intenso.

Se pueden encontrar aquí notas cálidas o secas, como la madera del sándalo, el cedro, el pino, el ciprés, el pachulí, el vetiver y el guayaco. Los aromas de este grupo evocan elegancia y misterio, su duración en la piel es más prolongado. Generalmente encontramos en este grupo fragancias masculinas por su perfil varonil y fuerte.

Dog